Jun 04, 2021

|

by: Admin

|

Categories: Noticias ChiemiVall

Efectos del transporte marítimo en el suministro de carbón activado

Los confinamientos en Asia, Europa y América en los primeros trimestres de 2020 tuvieron como consecuencia una contracción repentina del comercio internacional, que llevó a las compañías navieras a tomar medidas como fusiones o la reducción del número de barcos y de frecuencias en la mayoría de las rutas de Asia a Europa y EEUU.

Estas medidas redujeron considerablemente la oferta y tuvieron un efecto inmediato en los plazos del transporte marítimo. Sin embargo, el verdadero problema se inició a partir del cuarto trimestre del mismo año con el repunte de la demanda en Europa y EEUU motivado por el reabastecimiento de productos por parte de empresas y por el incremento del consumo debido a la relajación de las restricciones. Los buques en activo no pudieron absorber el flujo masivo de contenedores, dejando los puertos saturados e incrementando exponencialmente los precios.

Lejos de mejorar, la situación ha ido empeorando hasta llegar en la actualidad a un punto crítico en el que la escasez de fletes y precios desorbitados puede poner en riesgo el suministro de productos en diversos puertos europeos.

Por otro lado, tampoco hay indicios de que esta situación vaya a revertirse de forma notable en los próximos meses debido a que el foco actual del problema se encuentra en el estancamiento de la oferta naviera y, por ahora, no parece que las compañías tengan intención de incrementar el número de buques y frecuencias.

¿Cómo afecta esta situación al suministro de carbón activado?

La mayoría del carbón activado presente en el mercado europeo se fabrica fuera del continente y el suministro del mismo depende en gran parte del transporte marítimo.

La actual crisis del transporte marítimo está afectando de forma especialmente intensa al suministro y coste del producto, ya que a la situación actual hay que sumarle el hecho de que las navieras de por sí son reticentes a transportar carbón activado por su elevado poder calorífico y el riesgo que esto conlleva en caso de incendio.

Como consecuencia, gran parte de las navieras ha decidido no embarcar carbón activado o a hacerlo imponiendo restricciones y sobrecostes, incrementando hasta un 600% el precio del flete y llegando a duplicar los plazos de suministro respecto a principios de 2020.

Nuestra recomendación

Nuestro equipo logístico viene trabajando intensamente los últimos meses con distintos agentes, rutas y compañías navieras con el fin de asegurar el suministro a nuestros clientes. Sin embargo, dada la situación actual, recomendamos a todas aquellas empresas que tengan previsto consumir carbón a lo largo de los próximos meses, que planifiquen sus compras con mucha antelación y a ser posible nos envíen una previsión de consumos. Así mismo les aconsejamos que antes de tramitar sus pedidos, soliciten actualización de precios ya que se han visto sensiblemente afectados por la situación actual.

También les recomendamos que en caso de desabastecimiento del producto que consumen habitualmente, consulten a nuestro equipo técnico la posibilidad de utilizar un producto alternativo para su uso habitual.

El equipo de ChiemiVall seguirá trabajando intensamente para que esta situación sobrevenida, afecte lo mínimo posible en la calidad de nuestros servicios.